Son tiempos en los que muchos técnicos a pie de obra se han quedado sin trabajo. Una buena salida para ellos es dedicarse a las licitaciones.

Pero no nos engañemos, los licitadores tenemos un perfil muy diferente a los técnicos de obra:

Obras de cualquier tipo
Normalmente, cuando trabajas en obra, te especializas en un tipo en concreto. En licitación tienes que saber de todo: planes de hormigonado de presas, cálculo del ml/día de una sección con método austriaco, viaductos con voladizos sucesivos o de tablero empujado, cajones flotantes, regeneración de playas y dinámica litoral, dragados, recuperación ambiental de márgenes fluviales, edificación especial, estructuras metálicas complejas,….
Claro perfil multimedia
Es necesario un manejo experto de programas muy dispares: editores de textos, hojas de cálculo, programas de dibujo, tratamiento de imagen, diseño 3D, editor de video,…
Fechas muy ajustadas
Estamos acostumbrados a fechas muy apretadas y a trabajar con mucho estrés.
Trabajo sobre papel
Las programaciones “sobre papel” no se hacen igual que la programación real en obra.