Project Description

Fecha de licitación: Junio de 2014

Con el título completo de “Obras de Construcción de la conducción de distribución de la Desaladora de Águilas para la Comunidad de Regantes de Puerto Lumbreras“, todo el desarrollo de las obras viene determinado por estos dos grandes condicionantes, tal como se explicará más detalladamente, en apartados posteriores de esta documentación: Delimitación ambiental impuestas por la DIA: las obras no se iniciarán sin antes haber realizado la identificación e inventario de la flora y la fauna, especialmente de especies protegidas o vulnerables. Así mismo se habrán realizado las oportunas comunicaciones y se contarán con los registros y permisos oportunos y las prescripciones indicadas en la DIA. Siguiendo la recomendación de la Consejería de Agricultura y Agua de la Región de Murcia, los trabajos de obra civil no se ejecutarán o se limitarán en el período reproductor de las aves, con el fin sobre todo y especialmente de reducir las molestias sobre la población de águila-azor perdicera, especie vulnerable o en peligro (como mínimo desde el 1 de diciembre al 30 de junio). Fenómeno de “gota fría”, muy habitual en la zona: una gran parte de la obra se encuentra próximo a la Rambla de Nogalte, que puede presentar riadas en esta época del año, comprendida entre mediados de septiembre y octubre, siendo estos meses los de mayor precipitación en todo el año. Basándose en datos los datos históricos extraídos de AEMET, en la zona de Alcantarilla, con proximidad y características similares a la zona de estudio, se concluye que, durante los meses de julio y agosto, es el periodo del año donde menor precipitación se producirá. En base a lo anterior, se aprovechará estos dos meses para realizar la tubería en la zona de mayor riesgo de inundación, es decir la Impulsión de Los Elviras desde el final hasta el P.K. 2+400. Se elige este sentido de ejecución según la mayor proximidad a la rambla. Aunque normalmente los tendidos de tubería se realizan en el extremo de aguas abajo hacia aguas arriba, en este caso se da prioridad la problemática de las riadas. No obstante, para paliar este inconveniente, la tubería se realizará por tramos de máximo 100 m (rellenando parcialmente para evitar la posible flotación de la conducción) de forma que la colocación del tubo se comience siempre en el extremo de aguas abajo, colocando las embocaduras hacia aguas arriba. Así, tanto la zona de entibación como el cruce de la rambla se realizará en la época de menores lluvias.
En general, las obras se han organizado como tres actuaciones independientes: la balsa de regulación, la estación de bombeo y las tuberías. Sólo éstas últimas se consideran críticas según la programación propuesta. Las otras dos, aunque están relacionadas entre sí y con las tuberías, al separarlas con equipos independientes, disponen de holguras suficientes para poder absorber imprevistos. No obstante, apartados posteriores, se dan una serie de soluciones en caso de que se produzca un retraso en la programación prevista.